QUIÉNES SOMOS

La comunidad cristiana Hágase nació el 8 de diciembre de 1995, día de la Inmaculada Concepción de María, en la parroquia Ntra. Sra. Aluche, de Madrid, perteneciente a la Orden de Las Escuela Pías (www.escolapios.es).

Surgió en torno al “Hágase en mí según tu Palabra” del pasaje de la Anunciación (Lc.1, 26-38), de ahí su carisma  mariano.

Constituida por laic@s y acompañados por un religioso escolapio, el número de las personas que la componen ha ido variando desde los 4 en sus inicios hasta los 9 como máximo. Y a lo largo de estos años han ido pasando por la misma unas 20 personas aproximadamente.

En sus orígenes nació para dar respuesta a la necesidad de algunos jóvenes de la parroquia de compartir la fe en comunidad y como referencia de modelo de desembocadura del proceso de pastoral juvenil de grupos.

Por este motivo en los primeros años, la comunidad estuvo muy vinculada a la pastoral catequética de la parroquia. Posteriormente, sus compromisos fueron modificándose hasta el momento actual, en el que se halla más comprometida en ámbitos de justicia, marginación, educación...

Estos últimos años de apertura han supuesto un enriquecimiento gracias a realidades como:

- Justicia y Paz (www.juspax.es),
- Por Un Mundo Más Justo (www.porunmundomasjusto.com),
- Misioneras de la Caridad (www.martanauta.com/teresa/misioneras),
- Justicia y Liberación,   
- Voluntariado Misionero Calasancio (www.escolapios.es/vmc.es),
- Instituto Mounier (www.mounier.org),
- Calasancias de Getafe  (www.divinapastoragetafe.es),
- Promenor (
www.promenor.org),
-
Proyecto Paula Montal (www.planalfa.es/escolapiascastilla/aluche),
- C
ontribución a la  financiación económica de diversos proyectos solidarios, etc.

En el momento actual está estructurada a partir de un proyecto comunitario que se renueva anualmente. Su organización, basada en dones y nombre en el espíritu, se concreta en ministerios y compromisos, con el telón de fondo de la fraternidad, María y la misión.

Hay dos encuentros por semana. Uno de ellos destinado a la vida interna comunitaria, con reuniones alternativas dedicadas a revisión de vida, carisma mariano, oración, celebración y misión. Y el otro encuentro dedicado a formación.

Existe un proyecto de acogida que facilita la incorporación paulatina de nuevos miembros a la comunidad.

Desde aquí queremos agradecer a todos los que han hecho posible con su disponibilidad este espacio comunitario a lo largo de los años, mediadores sencillos de la acción del Espíritu. Al Padre, a María y a todas estas personas dedicamos esta página web. Gracias.

Hágase.